El Condestable acoge una muestra sobre la etapa de Ciga en París

Exposición de Javier Ciga en el Condestable.

Foto: EUROPA PRESS

PAMPLONA, 9 May. (EUROPA PRESS)

Ver catálogo en PDF

   El Ayuntamiento de Pamplona ha puesto en marcha una nueva línea de exposiciones sobre artistas navarros del siglo XX ya fallecidos con la apertura al público este viernes de la muestra ‘Ciga y París (1912-1914)’.

   La exposición podrá verse en el Palacio del Condestable hasta el 21 de junio, según han explicado en la presentación el alcalde de Pamplona, Enrique Maya, y el comisario de la exposición y secretario de la Fundación Ciga, Pello Fernández Oyeregui. El horario de visita es lunes a viernes de 18.30 a 21 horas y los sábados de 12 a 14 y de 18.30 a 21 horas.

   Esta exposición se ha organizado coincidiendo con el centenario de la que está considera obra maestra de Javier Ciga, ‘El mercado de Elizondo’, que fue presentada en el Salón de Primavera de París en 1914 y que actualmente es propiedad del Ayuntamiento de Pamplona.

   Junto a esta pintura, la muestra está compuesta por otros 26 cuadrosrealizados en su época parisina y por un retrato de su madre que se ha incluido por petición de la familia. En la presentación se ha agradecido a la Fundación Ciga, al Museo de Navarra y a diversos particulares la cesión de obras para esta exposición.

   Además de las pinturas, la muestra del Palacio del Condestable presenta pequeños objetos relacionados con el artista, como la medalla de oro obtenida en la Escuela Especial de Pintura, Escultura y Grabado de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en 1911.

   ‘Ciga y París (1912-1914)’ cuenta con un amplio catálogo que será el primer número de la serie ‘Revisiones. Artistas navarros del siglo XX’. La obra recoge un estudio histórico-artístico del artista realizado por un experto conocedor de su obra y las fichas de todas las obras expuestas.

   Pello Fernández Oyeregui ha calificado la obra de Ciga como “metapintura, por su pintura trascendente, muchas veces la obra de Ciga tiene una primera lectura fácil, porque podemos identificar qué estamos viendo, pero tiene una segunda y una tercera mucho más profunda, y es lo que denominanos el realismo metafísico o trascendente de Ciga”.

   El alcalde de Pamplona ha valorado “el significado que ha tenido, tiene y tendrá Javier Ciga, uno de los grandes pintores del siglo XX” y ha destacado que “a la vez que Pamplona estaba en una situación tan interesante de apostar por el desarrollo de la ciudad – en 1914, un pintor de aquí estaba en París”.

   Como actividades complementarias a las exposición se han organizado la conferencia ‘Ciga en Paris (1912-1914), academias y salones’ el 29 de mayo a las 19 horas con Pello Fernández y una visita guiada también con el comisario el 31 de mayo a las siete de la tarde.

   Javier Ciga Echandi nació en Pamplona en 1877 y murió en ella en 1960, una ciudad en la que residió la mayor parte de su vida excepto los años en los que vivió en Madrid y en París. Según recoge el catálogo es una figura fundamental del panorama pictórico navarro de la primera mitad del siglo XX y cuya obra “hunde sus raíces en el Posromanticismo y en el Realismo”.

LA ETAPA PARISINA

   La exposición recoge obras creadas entre 1912 y 1914 en la etapa parisina del pintor, considerada una de las más fecundas tanto por el número como por la calidad de sus trabajos. Javier Ciga llegó a París en el momento en el que tal y como recoge el catálogo de la muestra, por un lado el academicismo se resistía a perder la hegemonía artística que había ejercido; por otro, se vivían los últimos momentos del Impresionismo y del Postimpresionismo; y por último, irrumpían las primeras vanguardias que se alejan de la figuración hacia la abstracción.

   Ciga, sin embargo, no se dejó llevar por las corrientes más rupturistas y se reafirmó en su ideal estético, “ligado a la perfección realista y a los grandes valores de la pintura”.

   En París coincidió con pintores conocidos como Renoir, Degas, Picasso, Utrillo, Modigliani, Braque, Van Dongen, Matisse, Gertrude Stein, Gris; los escritores Max Jacob o Guillaume Apollinaire y el escultor vasco Paco Durrio. Allí, continuó su formación en la Escuela de Bellas Artes de París y en las academias Julian, Grande Chaumière y Colarossi, donde realizó estudios de desnudos.

   El gran éxito le llegaría con su participación en el Salón Oficial de París, considerado el evento artístico mundial más importante, y como consecuencia con su ingreso como miembro de número en el Gran Salón de París.

   En el de Salón de Primavera en el que participó Ciga se presentaron unas 4.000 obras, entre ellas ‘El Mercado de Elizondo’ que fue titulado ‘Paysans Basques’.

   Pello Fernández ha destacado que, “teniendo en cuenta que se contaban por miles los rechazados, hay que resaltar la importancia de que Ciga fuera incluido en el Gran Salón”. Su triunfo fue recogido ampliamente por la prensa navarra. ‘El mercado de Elizondo’, en palabras del comisario de la muestra, es una de sus obras maestras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s