HUARTERTULIA 013, Jueves 25 de abril a las 19.00 horas en el Centro Huarte

Mil palabras (o casi) para una imagen
El álbum fotográfico en la cultura contemporánea

La Huartertulia propone un nuevo encuentro el próximo jueves 25 de abril a las 19.00 horas en el que las imágenes se unirán a la conversación. Sillas, mesas y pasteles se trasladan a la tercera planta en el corazón de la exposición Myalbum que reflexiona sobre la transformación de nuestra relación con la fotografía como objeto, como parte de nuestra mitología familiar.

Os proponemos además dos elementos como punto de partida: que los participantes acudáis con una imagen que os gustaría que se conservase en vuestro album –real o imaginario- personal y recorrer con la mirada www.finevernacularphotography.com como una pequeña ventana al coleccionismo a unas fotografías que fueron creadas por otros para su uso familiar.

¿Cambio o permanencia?
Desde su nacimiento, allá por 1839, hasta la actualidad, el mundo de la imagen fotográfica ha cambiado radicalmente: los formatos, los soportes, los medios donde exponerlas, la privacidad, su percepción como objeto único y material… Pero la esencia permanece, ese instante congelado que jamás volverá a producirse y esa persona que tras la cámara, decide capturarlo para mostrarlo a otros.

Esa “caza” de momentos únicos e irrepetibles comenzó siendo un lujo que sólo unos pocos podían permitirse, un legado que dejar a la posteridad. Un momento histórico en el que los álbumes de familia representaban un tesoro y se contemplaban en la intimidad familiar.

Han pasado unos cuantos años y con la llegada de los avances tecnológicos, la fotografía ha ido evolucionando tanto técnicamente como conceptualmente. Es decir, ahora todo el mundo puede hacer fotografías (buenas y malas) con cualquier dispositivo (cámara, smartphone, tableta). Ha habido una democratización y/o popularización en este ámbito, hasta el punto de que las personas hacemos fotografías de todo a todas horas de manera, quizá, indiscriminada.

¿Qué hacemos con esas fotografías? Ya no existe esa cultura de disfrutarlas en familia, sino que ahora las exhibimos en la redes sociales sin saber quién las puede ver. ¿Por qué no las seleccionamos? Tampoco las imprimimos ni tampoco nos paramos a visualizarlas como hubiésemos hecho hace unos años. ¿La memoria se ha socializado? ¿O es solo el mundo de lo superficial?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s